Creencias: Yo creí que era…

Conviene tener en cuenta que muchas creencias

se apoyan en el prejuicio y en la tradición.

René Descartes.

 

Desde hace varios meses he venido desarrollando y perfeccionando una habilidad personal que hace tiempo quería poner en práctica, pero que durante mucho tiempo en mi vida, permaneció en la lista de espera debido a unas creencias que habían estado presentes durante muchos años. Unas creencias que muchos de ustedes seguramente también tienen sobre sí mismos y que estoy seguro que si se decidieran a retarlas y a tomar acción para verificar si son falsas o verdaderas, con certeza puedo asegurarles que muchos se sorprenderían positivamente, tal como me sucedió a mí.

 

El interés en desarrollar esta habilidad y cumplir así con un sueño aplazado por muchos años, se había visto reforzado por el reconocimiento del impacto que la misma podía tener en lo que desde hace 4 años es mi gran propósito personal: inspirar a otros a que se conecten con su pasión y se impulsen a recuperar su alegría y su felicidad, convirtiendo sus sueños en realidad, ¡ahora mismo!

 

La habilidad que hace rato quería desarrollar era la de poder captar, expresar y compartir ideas por medio de dibujos. Pero el problema es que en mi mente había una conversación que siempre decía: “si claro, muy bonito y todo, pero la verdad, yo no soy bueno para dibujar…¿entonces cómo puedo hacerlo?” … ¿suena conocido?

 

creencias-3¿Cuántas veces en la vida te has negado la posibilidad de hacer, vivir o experimentar algo, solo porque en tu mente te dices todo el tiempo que eso no es posible, que es muy difícil o que tú no “es bueno para eso”?

Este suele ser un concepto sostenido y mantenido con cuidado,  solo para darte cuenta cuando por fin lo intentas (y además ¡lo logras!), que en realidad, si era posible, no era tan difícil y al parecer no eras tan malo para eso como tú creías. Es que ese es el problema de las creencias. Suelen ser conversaciones mentales tan frecuentemente repetidas por nosotros mismos que así sean falsas, inexactas o desactualizadas, terminan convirtiéndose en verdades absolutas que direccionan y limitan nuestra vida y nuestras posibilidades durante años y años.

 

El tema era que actualmente dos de los vehículos que utilizo para manifestar mi pasión de generar felicidad en otras personas son las conferencias y los talleres, y desde hace tiempo venia sintiendo que las herramientas tecnológicas que normalmente se utilizan para desarrollar el material audiovisual, en lugar de ser verdaderas ayudas de comunicación, en muchas ocasiones causan más problemas que beneficios: en el momento de mayor conexión emocional con los participantes, éstas se comportan como barreras que dificultan el conectarse de una manera cercana con todos y además no permiten redireccionar los procesos por un camino diferente al prestablecido el cual algunas veces va en contra del flujo y la dinámica que el taller o la actividad requiere en momentos especiales que la energía del grupo crea.

 

Necesitaba entonces desarrollar una herramienta que me permitiera fluir con el grupo de una manera más armónica, pero que a la vez honrara los canales visuales que la mayoría de la población utiliza para captar y procesar las ideas. Dado todo eso, un día finalmente decidí saltar al vacío y retar mis creencias de no ser un buen dibujante y por tanto ser incapaz de transmitir ideas con dibujos hechos a mano en tiempo real y no con ayudas audiovisuales típicas diseñadas y organizadas previamente.

 

En esa ocasión había sido contratado para facilitar un taller de felicidad en otra ciudad, durante una de las actividades previas a un congreso de nivel nacional y decidí entonces que conduciría las 8 horas del taller usando sólo mi expresión verbal, mis movimientos corporales y mis dibujos hechos a mano en el momento mismo de desarrollar el taller. Dado que temía que, si llevaba conmigo un plan B, en el momento final deliberadamente podía arrepentirme de mi decisión, viajé a la ciudad del congreso sin computador, ni iPad, ni nada parecido. Iba solo preparado con cuatro marcadores gruesos de diferente color y unas cuantas hojas que contenían el orden conceptual de las 8 horas del taller, pero sin textos ni títulos ni nada. Sólo algunas indicaciones sobre dónde conectar una idea con otra y mantener un orden lógico en el desarrollo de los contenidos.

 

Viajé la tarde anterior, y al llegar de nuevo al hotel luego de salir a dar una vuelta por la ciudad, disfruté de la cena, subí a mi habitación, me duché y esa noche dormí plácidamente porque por primera vez no tenía ningún material para revisar antes del taller, ni debía estar seguro que todos los sistemas y programas informáticos funcionaban bien o verificar que no hubiera dejado los cables o las conexiones en mi casa, que el control del computador tuviera pilas suficientes, ni nada por el estilo. Al acostarme simplemente realicé una pequeña revisión mental del orden con el cual quería desarrollar el taller y claro, antes de dormir fue imposible dejar de preguntarme cómo iba a ser un taller de 8 horas apoyado por dibujos realizados por una persona que durante años se había convencido a si mismo con sus creencias de no saber dibujar.

 

Al día siguiente, al llegar al salón del centro de convenciones, me di cuenta que el único sorprendido no era yo. Como no se había reservado previamente ningún equipo de proyección, el encargado de sistemas estaba muy estresado porque ya era hora de comenzar y nadie le había dicho si yo llevaba mi computador o él me tenía que alistar uno, si tenia la presentación en una memoria USB o requería una conexión a wifi para bajarla de la nube, si el video proyector que iba a utilizar ese día era compatible con las conexiones de mi equipo, o si iba a utilizar un iPad o alguna tablet, si la pantalla de proyección me parecía bien donde estaba ubicada o si necesitaba algún equipo audiovisual que él no hubiera alistado.

 

Fue muy chistosa su cara cuando tranquilamente (aunque por dentro debo aceptar que estaba bastante intranquilo …), le dije: “tranquilo hombre, puede llevarse todo eso… lo único que necesito en un buen café, una jarra con bastante agua, un vaso y el tablero creenciasacrílico más grande que tenga… por los marcadores no se preocupe que yo traje los míos… ¡ah! y ese atril de conferencista también se lo puede llevar…”

 

Mientras llegaban todos los asistentes, repasé nuevamente las hojas que había preparado, y al cabo de una media hora más o menos, cuando ya estaba la sala llena, comencé con todos los colores que tenía a mano, a crear un “hermoso” dibujo de un letrero luminoso en una carretera que contenía la palabra “bienvenidos” sostenido por unas tiernas figuras que simulaban ser enanitos sonrientes…

 

Sin embargo, a pesar de haberlo visualizado muy bien en mi mente, algo salió mal… al iniciar hice una pequeña encuesta entre los asistentes y sin ningún pudor me confirmaron que lo único que lograban entender era la palabra “bienvenidos”… por ningún lado lograban ver la carretera, el letrero, las luces y ¡¡mucho menos a los enanitos!!… en ese momento ya no tenía duda alguna, estaba enfrentando las consecuencias de una pésima decisión… yo no sé dibujar, no tenía mi computador conmigo ni la presentación en una memoria USB, ni plan B ni nada… y lo que si tenía por delante eran 8 horas de taller que debía desarrollar y 60 personas que habían invertido su dinero para asistir a mi taller y que no dejaban de mirarme expectantes.

 

Traté rápidamente de rediseñar algunos de los elementos del dibujo y luego se los expliqué con gran entereza, pero en realidad, nunca lograron ver la escena que yo quería que vieran. Eso realmente me sorprendió porque ¡yo estaba haciendo mi mejor esfuerzo!… pero no estaba resultando. Lo que más me sorprendió y que creo que fue lo que salvó el día y produjo la cadena de éxitos que luego se fue dando, fue que cada uno se sentía realmente bienvenido y todos sin excepción, declararon unánimemente que el abstracto y hasta surrealista dibujo que rodeaba la palabra bienvenidos era “muy interesante”, les llamaba profundamente la atención y les causaba curiosidad sobre la manera en que iba a conducir el taller…

 

¿Pueden creerlo?… lo que yo había calificado como una pésima decisión y la peor estrategia para iniciar la actividad, era en creencias-2realidad el mejor rompehielos que había podido encontrar. Luego de eso, sucesivamente se fueron dando situaciones que realmente unieron el grupo y generaron una energía tal, que cuatro horas más tarde, cuando llegamos a la pausa del almuerzo se había creado una verdadera experiencia cercanía, conexión, y de felicidad para ellos y por supuesto para mí.

 

Por la tarde ya me descaré… comencé a realizar mis mejores trazos sin ningún remordimiento, emulando la mejor versión de un Picasso o de un Dalí en sus momentos de máxima creatividad. Al final del día, aunque es claro que hubo muchos dibujos que se pudieron haber hecho mejor, y sobre los cuales estoy trabajando en este momento, no sólo recibí una linda retroalimentación de la mayoría de los asistentes, sino que pude comprobar que en realidad las personas recuerdan a interpretan de una mejor manera los conceptos cuando estos están vinculados a un dibujo. Cuando una persona es capaz de ver algo y lo cree en realidad, estará mucho mejor preparado para actuar sobre ello y por tanto para lograr resultados increíblemente buenos.

 

Por eso, la próxima vez que quieras compartir algún concepto o idea con alguien, ayúdalo a que lo “vea” con mayor claridad y así podrá pasar con mayor facilidad del estado actual al estado deseado. Ahora puedes entender por qué no es raro que las compañías de éxito estén permanentemente guiadas por su “visión” del futuro, y por qué es tan importante que todos los integrantes comprendan y compartan esa visión… porque lo que no eres capaz de ver, serás incapaz de realizar…

 

Así que dibuja ahora mismo el futuro que quieres para ti y para los tuyos. No importa si tus creencias te dicen que no sabes o no eres bueno para dibujar,. Impulsa a los demás a que también aprendan a dibujar sus sueños… yo lo hice, y desde ese día no he parado de descubrir nuevas y geniales capacidades que ni siquiera sabía que tenía.

 

La pregunta con la que hoy quiero dejarte entonces es: ¿has evaluado cuántas de las creencias y verdades en tu vida están pendientes de cambiar… o quizás de completar?

 

Y te lo pregunto porque esa noche cuando estaba en la silla del avión regresando hacia Bogotá, confirmé y completé la segunda parte de las creencias que había tenido desde siempre… esa noche tuve claro, que efectivamente yo no soy bueno para dibujar…  ¡¡¡soy magnifico!!!. jajaja

 

Cuídate mucho ¡déjame abajo tus comentarios y reflexiones!

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

Confianza: La clave para el éxito en cualquier relación.

La confianza es del tipo

de cosas que sólo se pierde una vez.

 

Todos dependemos de todos para lograr las metas y cumplir los sueños. Por eso tantas compañías, grandes y pequeñas, gastan grandes presupuestos generando acciones que promuevan el trabajo en equipo, el sentido de solidaridad y unión entre sus integrantes, el liderazgo personal y del grupo, solo para darse cuenta que al final del día, todos los esfuerzos realizados no logran alcanzar un nivel de resultados que se compare con la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo realizados… ¿por qué ocurre esto?

 

Bueno, indudablemente pueden existir muchas explicaciones para esto, pero desde mi punto de vista, la principal y de mayor confianza-2impacto, es que seguimos trabajando en el éxito de las empresas, sin pensar en promover primero el éxito personal e individual de nuestros integrantes. Muchos empresarios siguen creyendo que deben dirigir sus esfuerzos a construir los equipos y los proyectos de la empresa y que la parte personal de los integrantes es solo problema de ellos y no un asunto de la empresa. Si reconociéramos que las empresas están constituidas por personas, por seres humanos, y que sin ellos ni los mejores equipos, maquinarias o procesos industriales van a funcionar como quisiéramos, entenderíamos que nuestro propósito principal en la empresa debe ser el crecimiento y el desarrollo de nuestros integrantes.

 

Como lo dijo Richard Branson, el fundador de Virgin en una entrevista en la cual le preguntaban sobre las prioridades que debe tener el CEO de una gran multinacional: “si me preguntaran para mí qué es más importante, si los accionistas o los clientes… les diría que ninguno de ellos… para mí lo más importante son los empleados, porque si yo me aseguro que ellos estén bien y sean felices, ellos se van a encargar de hacer felices a mis clientes y por tanto a los accionistas…”… tiene toda la razón, o como lo decimos en Roberto Martinez Leading Life, “¿Cómo puede ser una empresa exitosa, sino está conformada primero por seres humanos exitosos?.

 

Por eso creo que la prioridad para cualquier empresario, sin importar el tamaño de la empresa o el negocio al que se dedique, debe ser primero, el desarrollo y el bienestar de sus integrantes y ahí sí, a partir de ese punto proyectar la productividad de la organización como una meta, y los ingresos y las ventas como un resultado de todo lo anterior. En el sentido inverso no funciona como lo demuestran en muchas ocasiones los pobres resultados que se logran a pesar de invertir grandes recursos en la gestión de la empresa y en desarrollo de la identidad y el trabajo en equipo de la gente que la conforma. La prioridad entonces es entender cómo funciona la mente de un ser humano para poder ser más exitoso en el liderazgo de los mismos.

 

La confianza es la base de las relaciones de valor entre las personas, y si las empresas dependen del tipo de relaciones que establecen las personas al interior de la misma, las acciones deberían estar siempre encaminadas a la generación de la confianza entre las personas y la empresa y entre las personas entre sí. Y esto es un trabajo que debe ser de todos los días, y llevado como un proceso coherente en toda la organización.

 

Seguimos buscando un mejor trabajo de los equipos, pero seguimos premiando al “empleado del mes”, es decir, por un lado queremos que el trabajo de equipo crezca y se consolide, pero por otro lado avanzamos desconociendo los resultados del equipo y su desempeño, seguimos promoviendo y premiando las acciones individuales… la falta de coherencia fácilmente rompe la confianza y envía además un mensaje equivocado. Por eso la confianza típicamente es algo difícil de construir, pero fácil de perder… más importante que ganar la confianza de alguien, es mantenerla.

 

 

¿Dónde se origina la confianza?

 

 

Bueno, me gusta pensar en la confianza como el resultado de la suma de dos cosas diferentes. Por un lado, los comportamientos y las decisiones de las personas, y sobretodo de los líderes deben ser por principio benevolentes.  La benevolencia es una de las características más notorias que debe tener alguien que se precie de ser un buen líder. Benevolente es aquel que tiene y mantiene buena voluntad hacia las personas. La benevolencia se asocia a la bondad y al ser una persona fundamentalmente buena.

 

Si nuestros líderes no nos demuestran con sus todos actos que el motor principal de todas sus acciones es el bienestar de quienes los seguimos, inmediatamente perderán nuestra confianza. Cuando sentimos u observamos que otra persona actúa buscando solo su beneficio personal o la ganancia propia solamente, inmediatamente nos separamos de esa persona y la invalidamos como líder a seguir. De la misma forma cuando en una empresa los integrantes dudan de la benevolencia de sus líderes, se pierde para siempre la confianza y así de boca para afuera unos y otros digan que confían entre sí,  la verdad es que en el momento decisivo y más importante, el equipo se disolverá inmediatamente y la reacción general será del clásico “sálvese quien pueda”.

 

confianzaPero la benevolencia no es el único elemento que construye confianza. El segundo factor que se incluye en esa sumatoria es la credibilidad. La credibilidad se genera manteniendo un comportamiento consistente y homogéneo durante todo el tiempo que se mantenga la relación. Por eso la confianza no se crea inmediatamente, es algo que se construye en el tiempo. En el tiempo en el cual el equipo nos mira, nos observa y nos evalúa en cada paso del camino para ver si somos consistentes… si actuamos siempre de la misma manera y con las mismas prioridades en nuestras decisiones y en nuestros comportamientos.

 

Por eso, los recursos de formación y capacitación de liderazgo y trabajo en equipo de los integrantes, deberían ser dirigidos a la creación a de la confianza. Y para eso debemos promover la benevolencia y la credibilidad o el comportamiento consistente y coherente entre todas las personas de la organización, porque sólo se crea confianza y trabajo en equipo cuando hay transparencia y honestidad, cuando trabajamos dentro de equipos que realmente nos gustan versus equipos que no conocemos, porque no son consistentes en sus acciones y benévolos en sus decisiones.

 

 

La confianza se inicia con la comunicación adecuada.

 

 

Si quieres evaluar el nivel de confianza que existe con las personas que te rodean o que conforman tus equipos de trabajo, solo mira cómo se comunican entre sí. El lenguaje es un lente privilegiado que nos permite evaluar los pensamientos y las creencias de las personas. Las palabras que utilizan y la manera como se comunican demuestra más el verdadero nivel de confianza que existe, que cualquier otra expresión de comportamiento.

 

Todas las relaciones son acerca de las conversaciones que tenemos con otros, y cuando esas conversaciones son malas, nocivas o incluso inexistentes, es el fin de la relación. Este principio es casi universal y por ello aplica no solo a las conversaciones personales con nuestra pareja o nuestra familia, sino también con las conversaciones y por tanto relaciones que mantenemos con los compañeros de trabajo. Toda relación es acerca de la conversación y las conversaciones de valor sólo se dan en ambientes de real confianza.

 

 

La confianza se mantiene por la Oxitocina de las personas.

 

La confianza no es solo un asunto de la percepción de las personas. Es un asunto demostrado a nivel fisiológico y neuro-psicológico. Investigaciones médicas han mostrado que los niveles de Oxitocina, una hormona secretada en una estructura llamada la glándula pituitaria, es por excelencia una hormona neuromoduladora del sistema nervioso central, la cual influye entre otros en los comportamientos sociales, patrones sexuales y la conducta parental. La oxitocina neutraliza las respuestas confianza-3de defensa del cerebro, magnifica lo positivo y crea una sensación de unión. Es una hormona que aumenta su producción en la medida en que seamos más agradecidos y aprendamos a celebrar nuestros triunfos. Por eso, el mejor predictor de una relación de pareja se conecta con la manera en que los buenos tiempos se celebran, no tanto en cómo se enfrentan los malos tiempos, porque la celebración aumenta los niveles de oxitocina.

 

A nivel empresarial ocurre exactamente lo mismo. La oxitocina de los integrantes aumenta cuando existe credibilidad entre el líder y el equipo, cuando se da la generosidad, la colaboración y la benevolencia entre todos, cuando las relaciones son basadas en el amor y en el bienestar del otro más que en el odio, el resentimiento y la búsqueda de la ventaja personal sobre la colectiva.

 

Cuando en una empresa se escucha la risa, se ven los abrazos, y las demostraciones de conexión individual, es evidente que sus integrantes mantienen altos niveles de oxitocina circulando en su torrente sanguíneo y se puede asegurar que las relaciones de valor que crea la confianza entre los seres humanos llevará a la empresa al mejor destino posible, de una manera fácil y rápida.

 

Por eso para saber qué tan exitoso puedes ser en la consecución de tus metas, mira a tu alrededor y evalúa las conversaciones y las relaciones que mantienes con los demás. Y si de pronto estás leyendo esto en medio de tu ambiente laboral, toma un momento, escucha con cuidado para ver que tantas risas se oyen a tu alrededor y observa cómo se relacionan los otros entre si…. ¿Existe en la empresa un equipo que realmente te gusta, o se trata de un equipo que ni siquiera se conoce?

 

Recuerda que la clave del éxito se basa en tres componentes muy importantes: confianza, confianza y confianza!

 

¡Un abrazo para todos!

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

¿Cómo está tu vaso hoy en día?

No se trata de ser mejor que otras personas,

se trata es de ser mejor de lo que tú mismo

eras el día anterior.

 

Esta semana durante una visita a una empresa cliente, mientras realizaba unas entrevistas para evaluar la cultura de la organización y encontrar oportunidades para mejorar la misma, estaba hablando con una de las integrantes sobre los roles y responsabilidades que normalmente cumple en su trabajo. Rápidamente pude darme cuenta que era una mujer muy activa, vaso-2muy alegre, llena de energía y también… llena de trabajo… es una persona que realmente trasmite amor por su labor, que se ve que adora su empresa y que desde hace mucho rato comenzó a dar por su compañía la llamada “milla adicional”. En ese camino, poco a poco ha ido no solamente llevando a un nivel superior su propio desempeño, sino que ha asumido por su propia decisión la responsabilidad de ayudar a otros en la empresa a realizar mejor su labor y lograr los objetivos empresariales de la mejor manera posible.

 

Sin lugar a dudas, es una persona muy importante para la organización y que agrega mucho valor, pero que precisamente por su manera de ser y su forma de trabajar, también asume muchas responsabilidades y por ello muchas veces enfrenta una importante sobrecarga de trabajo, lo cual sumado a su carácter altamente perfeccionista y su afán porque todo salga de la mejor manera a pesar de enfrentar cosas que se salen de su control, suele manejar altos niveles de estrés y durante la conversación manifestaba claramente una sensación de carrera incesante que a veces la hace temer que un día se canse y ya no quiera continuar trabajando más en la empresa.

 

El tema es que oyéndola hablar sobre su día a día realmente comenzó a preocuparme que por sus altos niveles de estrés llegara pronto a saturarse de su trabajo y un día o se cansara y decidiera renunciar, o que por el contrario, dada su forma de ser proactiva y perfeccionista no lo hiciera pero su máquina “se fundiera” por exceso de trabajo o como suele hablarse en términos técnicos, su rendimiento decayera y su balance de vida se perdiera por completo debido al llamado síndrome de burn out. Dado esto, le pregunté de manera muy directa si sentía que ese momento de máximo agotamiento estaba llegando a su vida y que si la respuesta era que no, pues que me dijera qué tan lejos sentía que estaba ese día.

 

vasoDurante la conversación ella había utilizado innumerables metáforas para explicar su situación y por eso tratando de hablar su lenguaje, le hice la pregunta utilizando otra metáfora: le dije que todos llevamos al trabajo una especie de vaso de tamaño diferente para cada persona, pero en todos los casos susceptible de llenarse sin importar el tamaño del mismo, en el cual vamos acumulando los niveles de estrés que asumimos en la vida y que poco a poco lo vamos llenando y llenando, hasta que un día basta solo un incidente, un pequeño suceso… una pequeña gota para que este se llene, y se derrame. Y que cuando eso sucede sencillamente enviamos todas las cosas para el lugar más lejos posible y nos vamos, y es ahí cuando las empresas pierden a sus integrantes más valiosos. Por eso quería indagar un poco sobre cómo se sentía en su vida en términos de balance personal y que tan lejos se encontraba de sentir que su “vaso de tolerancia al estrés” estuviera a punto de derramarse con solo una gota más.

 

Su respuesta me llamó mucho la atención y quisiera compartir con ustedes algunos pensamientos que me han surgido desde la conversación con esa persona. Su respuesta fue contundente… me dijo “Roberto, yo he sido así toda la vida… pero hace muchos años esa misma vida me enseñó con un duro llamado de atención que si yo no me adjudico la máxima prioridad de mi vida, sencillamente puedo perder todas las cosas que amo y por las que realmente trabajo cada día. Por eso desde hace varios años en mi vida aprendí a cuidarme y a ser mi más importante prioridad… porque fue gracias a Dios que pude salir bien librada de esa prueba… y por eso desde hace muchos años me levanto muy temprano, por lo menos 1 hora antes o más de la hora en que debería salir de la cama para empezar mi día y oro, reflexiono y hablo con Dios para que me ayude a cuidarme y a no olvidarme de mi misma en las carreras del día a día… por eso creo que mi vaso no está a punto de llenarse… porque todos los días me acerco a Dios, hablo con Él y todos los días Él me ayuda a vaciar mi vaso para que ese día sea uno totalmente nuevo. Por eso mi vaso no está a punto de llenarse… porque todos los días lo vacío por mi propio bien y por mi propia salud…”

 

Creo que la respuesta es más que suficiente para despertar en cualquiera una profunda reflexión. En ese momento entendí que muchos de nosotros somos como la persona que tenía enfrente mío… somos apasionados por nuestro trabajo, por nuestras empresas, por nuestros sueños, pero en ese camino confundimos la pasión con el nunca detenernos, con el olvidarnos de nosotros poniendo a ese trabajo o a otras personas o cosas de la vida por encima de nosotros mismos, y que cuando perdemos de vista que nosotros somos quienes deberíamos ser nuestra máxima prioridad, que somos la fuente y el origen de todo en nuestra vida, pues sencillamente comenzamos a desviarnos del rumbo, de nuestro camino, y por tanto, no es raro que sencillamente un día terminemos viéndonos a nosotros mismos en un lugar al cual no nos dirigíamos y enfrentando situaciones de salud o de otra índole que sencillamente nunca vimos venir porque estábamos con nuestra atención puesta en las prioridades incorrectas.

 

Sin pensarlo, esa persona me recordó que está muy bien apasionarse por los resultados y correr tras nuestras metas, pero que igualmente es muy importante no olvidarse de nosotros mismos y diariamente darnos un espacio de tiempo para cuidarnos, recargarnos y recuperarnos de los afanes con los que vivimos la vida, para un día no sentir que nuestro vaso se llenó y sencillamente ya no podemos más con la vida.

 

Y la manera como podemos hacer esto, es precisamente como ella lo hace: fortaleciendo nuestra vida espiritual. Y nota que cuando digo espiritual, no me refiero necesariamente a la práctica religiosa que hayas decidido seguir en tu vida. Para esta persona claramente la clave del balance es su relación con Dios y mediante una hora de oración diaria es la manera como “vacía su vaso” y se recuerda a si misma que ella debe ser su máxima prioridad por encima de todas las cosas que va a hacer ese día que comienza. Pero ese método funciona para ella, no necesariamente para los demás.

 

En ese sentido quienes me conocen personalmente saben que siempre he sido absolutamente respetuoso de las creencias religiosas de las demás personas y respeto que así como algunas personas han decidido acercarse a Dios mediante el vaso-3catolicismo, o iglesias cristianas, o religiones diferentes como el judaísmo, el budismo y otras muchas más, otras en cambio han decidido no creer ni practicar ninguna religión o rito en especial. Pero el punto es que como decía antes no me estoy refiriendo al plano religioso ya que la religión que decidas profesar es una decisión personal que solo tú puedes tomar, estoy hablando es de espiritualidad. Cuando hablo de desarrollo espiritual hablo de algo diferente que puede o no comprender un rito o una práctica religiosa particular. Se trata de entender que no somos solo un cuerpo que hace trabajos, cumple metas y desarrolla caminos y una mente que tiene creencias, tiene pensamientos y que filtra la realidad a nuestro alrededor, sino que también somos un espíritu. Somos parte de algo mucho más grande que nosotros mismos y por tanto, todo lo que hacemos, pensamos y creemos, tiene un impacto en los demás, en nuestro entorno y en todo a nuestro alrededor.

 

De la misma forma, también somos afectados por la energía, las creencias, las acciones y los pensamientos de los demás. Es cuando entendemos que somos parte de algo más grande que va más allá de los límites de nuestra piel que comenzamos un verdadero desarrollo espiritual en nuestra vida.  A ese entendimiento nos lleva la oración y la conversación con Dios, cualquiera que sea tu definición de él… o si no quieres hablar de Dios, no hay problema, puedes hablar del universo, de la energía magna, de la energía vital, de la conciencia del amor, del ser interior o de la manera como tu personalmente has escogido expresar tu espiritualidad en tu vida… y puedes también usar como camino la oración u otros caminos como la meditación, la contemplación, la reflexión, o cualquiera que funcione para ti… es más, puedes combinar también cualquiera de las anteriores con la oración, como quieras… usa la estrategia que desees pero ¡elige y usa alguna!... lo importante que como esta persona, de alguna manera encuentres caminos y formas que te ayuden a vaciar tu vaso de estrés todos los días, que te ayuden a recordar que tú debes ser tu máxima prioridad en tu vida y que todo lo que tú haces tendrá un impacto mucho mayor del que pudieras imaginar y por eso es muy importante que cuides tus actos, tus palabras y tus pensamientos hacia ti mismo y hacia otros… todo ello terminará manifestándose en tu vida tarde o temprano, tanto lo bueno como lo malo.

 

Cuidar tu salud no se trata solamente de alimentarse bien, de hacer ejercicio diariamente y de alcanzar tus metas profesionales e intelectuales…se trata de cuidar también tus emociones, tu familia y tu espiritualidad. Escoge el camino que mejor funcione para ti, respeta y valora así mismo el camino que otros han escogido para ellos, entendiendo que puede ser muy diferente al tuyo, pero que finalmente nos lleva a todos a un lugar común: Un lugar donde podamos cumplir y alcanzar nuestras metas y también por qué no, vivir los afanes de la vida moderna, pero sin hacerlo a costa de nosotros mismos… de nuestra salud, de nuestra familia, de nuestros hobbies, de nuestros espacios privados e íntimos de reconstrucción y recuperación.

 

Por eso, como esta persona lo hizo conmigo, esta semana y te invito a que evalúes tus estrategias para “desocupar tu vaso” diariamente y que fortalezcas tu desarrollo espiritual como uno de los mejores medios para conectarte con tu interior y para siempre ponerte en el primer lugar de tus prioridades.

 

¡Un abrazo y hasta pronto!

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

Acerca de Felipe Cubillos Sigall.

El mundo será de los aprendices, porque quienes

creen que todo lo saben, están viviendo

en un mundo que yo no existe.

Alvin Toffler.

 

 

acercaFelipe Cubillos Sigall fue un empresario, abogado, dirigente gremial y filántropo de origen chileno, nacido en 1962. Hijo de una familia muy influyente en Chile, fue una persona honesta, diligente y muy importante en su país, quien como fruto de su trabajo personal, llegó a amasar una gran fortuna. Se destacó especialmente porque tras el terremoto de febrero del 2010, lanzó el proyecto “Desafío Levantemos Chile” con el fin de apoyar la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto y el tsunami.

En el año 2011, justamente cuando iba hacia el archipiélago de Juan Fernández para ver precisamente los avances del proyecto, el avión en que volaba sufrió un accidente aéreo en las maniobras de aterrizaje en el Océano Pacífico y en él murió Felipe Cubillos a los 49 años de edad.

La razón por la cual quiero en este artículo contarles sobre Felipe Cubillos, es porque esta semana llegó a mis manos un escrito de su autoría con una serie de reflexiones sobre muchas cosas de la vida, con las cuales me identifiqué plenamente y que además me puso a pensar sobre la forma como a veces vemos la vida, y la manera como tomamos las decisiones de todos los días.

Este es el texto de un correo electrónico que Cubillos escribió a un amigo, luego de concluir una regata alrededor del mundo, ya que Cubillos además fue desde su juventud un destacado velerista. Espero que te guste igual que a mi me gustó. Léelo con calma y déjanos tus comentarios al final.

¡Feliz semana para todos!

 

  1. ACERCA DE LOS HIJOS … Definitivamente no son tuyos, sólo quiérelos y ámalos y trata de educarlos con el ejemplo y, si puedes, transmíteles que busquen sus propios sueños, no los tuyos. Y no esperes que te agradezcan todo lo que haces por ellos; ese agradecimiento vendrá muchos años después, quizás cuando tú ya te hayas convertido en abuelo/a (ahí sabrán recién lo que es ser padre/madre). Pero si, en el intertanto, te llegan a decir que están orgullosos de ser tu hijo/a, date por recompensado con creces. Y si alguno de ellos debe partir antes que tú, que al menos te quede el consuelo que le dijiste muchas veces cuánto lo querías. 
  1. ACERCA DE TUS PADRES … No dejes nunca de agradecerles el hecho de que te hayan traído a este mundo maravilloso y te hayan dado tan solo la posibilidad de vivir, sólo eso, ¡¡¡ vivir !!!
  1. ACERCA DE LA NATURALEZA … Admírala y cuídala, es única y no tenemos otra. Y al mar y el viento nunca trates de vencerlos ni menos desafiarlos. Llevan todas las de ganar. Si quieres ser un navegante, acostúmbrate a vivir en crisis permanente.
  1. ACERCA DE LOS LIMITES … Ellos no existen o están mucho más allá de lo que te imaginas. ¿Cuánto más allá? Esa es la pregunta, tienes que llevarte al extremo y ahí lo descubrirás.
  1. ACERCA DEL TALENTO … No sirve para nada si no va acompañado de determinación, planificación, disciplina y perseverancia. El talento es efímero, la determinación, eterna.
  1. ACERCA DEL AMOR … Da las gracias al Universo si te despiertan cada mañana con un beso y una sonrisa. Y haz como las abejas y las mariposas, ellas no buscan la flor más linda del jardín, sino aquella que tiene el mayor contenido.
  1. ACERCA DE LA SOCIEDAD … Ayuda a los que son igual o más capaces que tú, pero que no han tenido tus mismas oportunidades. acerca-3Son ellos los más olvidados de la sociedad, pues siempre se ayuda a los que piden y vociferan, pero a los que me refiero, no piden ayuda, sólo necesitan una oportunidad. Sueño todavía con una sociedad más justa y más humana.
  1. ACERCA DEL LIDERAZGO … Echo de menos en el mundo actual esos líderes que hacían lo que se debe hacer y decían lo que se debe decir, sin esperar resultados inmediatos en las encuestas. Me refiero a los que marcan un camino, no los que siguen a las masas.
  1. ACERCA DE LA RIQUEZA… Una vez que hayas financiado tu flujo de caja, trata de comprar más tiempo que dinero, más libertad que esclavitud.
  1. ACERCA DE LA ANGUSTIA Y LA AMARGURA … Cuando creas que algo no es posible, que los problemas te agobian, que ya no puedes, date un tiempo para ver las estrellas y espera despierto el amanecer, ahí descubrirás que siempre sale el sol, ¡¡¡ siempre !!!
  1. SI QUIERES TRIUNFAR … Debes de estar dispuesto a fracasar mil veces y dispuesto a perder todo lo que has conseguido. Y no temas perderlo todo, pues si te lo has ganado bien, de seguro lo recuperas con creces.
  1. ACERCA DEL PRESENTE … Vívelo intensamente, es el único instante que realmente importa; los que viven aferrados al pasado ya murieron y los que viven soñando con el futuro, aún no han nacido.
  1. ACERCA DEL EXITO Y EL FRACASO … Reconócelos como dos impostores, pero aprende sobre todo de los fracasos, los propios y los de los demás, ahí hay demasiado conocimiento que generalmente no usamos.
  1. ACERCA DE LOS AMIGOS … Elije los que están contigo cuando estás en el suelo, porque cuando estés en la gloria, te van a sobrar.
  1. ACERCA DEL EQUIPO … Motívalo en los momentos difíciles y nunca dejes que uno te abandone por haberse equivocado, ese es el más importante.
  1. ACERCA DE TU PAIS … Ama a la tierra que te vio nacer, trabaja por hacer de tu país un mejor lugar para todos y pasea orgulloso(a) tu bandera, cualquiera que ella sea.
  1. acerca-2ACERCA DEL ESFUERZO… No te rindas nunca, no te creas el cuento de que cuando algo está costando mucho es porque no debe resultar, es simplemente que el Universo te está poniendo a prueba de si eres o no merecedor del éxito.
  1. NO LE TEMAS AL MIEDO… Es un gran compañero, pero que no te inmovilice, y no temas hacer el loco o el ridículo; la historia nos enseña que las grandes enseñanzas y tremendos descubrimientos son producto de esos instantes.
  1. ACERCA DE DIOS Y EL CIELO… Creo que si actuamos haciendo el bien, podremos estar en la lista de espera si el Cielo existe. Y si no existe, habremos tenido nuestro propio cielo en esta Tierra. Y a Dios no lo encontré sólo en el Mar del Sur, en las nubes, en las tormentas, en las olas, ni en la meta ni en las partidas; estuvo siempre con nosotros, dentro, muy dentro nuestro.
  1. CUANDO TENGAS DUDAS de qué debes hacer, pregúntate cuál es tu Cabo de Hornos, ármate de una pequeña mochila que lleve sólo lo necesario para sobrevivir y comienza a caminar. Y no dejes de mirar al cielo, ahí descubrirás al albatros, que te enseñará a despegar con esfuerzo y a volar en libertad. Y te darás cuenta de que no necesitas volar en bandada.
  1. NUNCA, NUNCA RENUNCIES A TUS SUEÑOS … persíguelos apasionadamente y si no los consigues, no importa, el solo recorrer ese camino habrá valido la pena vivir, y ojalá el sueño que persigas sea el sueño imposible.
  1. Y SI EN EL DIA DE MI MUERTE ME DAN LA OPCION DE RENACER … elijo ser Albatros y volar el Mar del Sur y mirar a los intrépidos navegantes que arriesgan sus vidas y dejan todo en busca de su sueño, en busca de su sueño imposible.

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

Lámpara de la mesa de noche, verdadera clave para una vida de felicidad: 10 hechos de consciencia que pueden cambiar tu vida.

Vamos a levantarnos y dar las gracias, porque si no aprendimos mucho hoy, por lo menos hemos aprendido un poco, y si no hemos aprendido un poco, por lo menos no estamos enfermos; y si estamos enfermos, por lo menos no estamos muertos. Así que vamos todos a dar las gracias.
Buda

 

Recientemente estaba hablando en un taller de felicidad sobre por qué la gente suele aplazar su felicidad para cuando sucedan cosas o eventos de índole externa a su vida, las cuales la mayoría de veces, escapan de su control. Tristemente, estas personas no se dan cuenta que se están perdiendo de lo más valioso que puede tener alguien, que es ni más ni menos que la oportunidad de vivir plenamente en el presente, cada vez más conscientes de todas las bendiciones y maravillas que la rodean en cada momento.

lámparaMuchas veces nos encontramos con personas que no son felices y viven sin apreciar todas las oportunidades que a cada momento el universo pone a sus pies y que ellos sencillamente no ven. La felicidad aparte de ser una decisión que sencillamente se toma o no se toma, firmemente creo que es como la lámpara que todos tenemos en la mesa de noche al lado de nuestra cama.

Esta noche cuando te vayas a dormir, apagues todas las luces de la habitación y enciendas tu lámpara de la mesa de noche, vas a darte cuenta que esta lámpara tiene varias características que podemos conectar directamente con nuestra felicidad personal. Esa lámpara en particular genera para nosotros multitud de beneficios, y si no te habías dado cuenta de eso, ahí está la primera causa de por qué algunas personas creen que ser verdaderamente feliz es tan difícil. Se acuestan y amanecen todos los días a su lado y ni siquiera se dan cuenta que la tienen, que la usan y de los grandes beneficios que ella les genera. Así es la felicidad, está ahí todo el tiempo, para que la tomes y la disfrutes, pero vivimos de una manera tan automática e inconsciente que sencillamente no la percibimos y salimos a buscarla con gran esfuerzo, sin darnos cuenta que a veces nos estamos moviendo justamente en la dirección opuesta.

 

Y para que veas con más facilidad la conexión entre ésta lámpara y tu felicidad, permíteme hacer una comparación una a una, de las principales características:

 

1. Usualmente es una lámpara no muy grande y que siempre está a la mano. Es decir, es una lámpara que puedes prender o apagar sin ni siquiera moverte del sitio donde estás. Esta es una gran diferencia con el interruptor de la luz general de la habitación, el cual exige moverte de donde estás, lo cual no siempre es muy rico si ya estás a punto de dormirte.

De la misma forma, la felicidad siempre está a la mano y no requiere de grandes cosas. Si vives tu vida y basas tu felicidad sólo en eventos o personas externas a tu vida (así sean tus hijos, tus padres o familiares cercanos e importantes), estarás fijando la causa de tu felicidad en el punto equivocado. La felicidad es una decisión totalmente propia e interior… no depende de nada ni de nadie afuera de ti mismo. Los motivos siempre están a la mano, muy cerca de ti, no te tienes que mover de donde estás para ser feliz, aunque otros digan lo contrario, sabes que así es. Por eso es tan fácil y rápido comenzar a ser feliz, si así lo quieres.

 

2. Es una lámpara que genera su haz de luz de una manera muy enfocada, es decir, no va a iluminar toda la habitación como lo hacen las luces del techo, sino que solo va a iluminar una pequeña parte, dejando en la penumbra los objetos más lejanos.

Para comenzar a ser feliz, debes ser una persona enfocada y debes decidir hacia dónde vas a dirigir tu mirada, hacia dónde vas a dirigir la luz de tu lámpara. Solo aquello que ilumines, va a ser visible. Si decides enfocarte en lo que te distrae y te lleva a vivir en piloto automático, vas a dejar de percibir todo lo bueno que existe en tu vida y que constituyen razones más que validas y abundantes para ser feliz ¡ya mismo!.

 

3. Es una lámpara usualmente muy pequeña, sobretodo si la comparas con las que puedes tener en otros sitios de la casa como el estudio, la sala o el comedor.

Cuando te vuelvas más consciente de todo lo que hay en tu vida, vas a ver que los motivos para ser feliz, no tienen que ser tan grandes como pensabas. ¡Realmente no tienes que esperar a ser elegido para un gran premio a lograr una gran meta para comenzar a ser feliz!. Ahora mismo, justo ahí, a tu lado, ya cuentas con miles de razones para ser feliz.

 

4. La mayoría de los modelos de lámpara para mesa de noche se pueden direccionar, es decir, su luz se puede dirigir hacia el sitio que tú quieres, lo cual también es una diferencia con otras lámparas del hogar.

Y si un día ya no encuentras motivos para ser muy feliz en una parte de tu vida, ¡simplemente re-dirige tu consciencia hacia otro punto!. La felicidad en tu vida, es como la lámpara de tu mesa de noche, ¡también se puede dirigir hacia el sitio que tu desees!

 

lámpara-25. Es una lámpara individual, es decir, si a tu lado duerme otra persona, con otra mesa de noche al otro lado de la cama, cada uno requiere su propia lámpara. No te servirá por ejemplo una sola lámpara si ambas personas desean leer un libro en su lado de la cama.

Tu felicidad es un artículo individual. No depende de nadie más que de ti y solo te va a servir a ti. No importa si tienes muchas personas a tu alrededor o no tienes ninguna. Tu felicidad es un asunto tuyo y de nadie más. Sólo tú debes decidir qué cosas en tu vida te hacen feliz, sin importar si esos mismos motivos hacen o no felices, a los seres que te rodean.

 

6. Y muy importante, también relacionado con la característica anterior: ésta una lámpara totalmente controlada por ti. Tú decides cuando la prendes y cuando la apagas, sin necesidad de contar con la opinión de nadie más. Como cada uno tiene su lámpara, cada uno tiene el control absoluto sobre ella, sin depender de nadie más.

Al igual que con la lámpara, tu nivel de felicidad es totalmente controlado por ti. Nadie más es responsable por hacerte feliz a ti mismo, ni tus hijos, ni tus padres, ni tus hermanos, ni tu conyugue, ¡ni nadie!. Solo tú puedes decidir cuando ser feliz y cuando dejar de serlo. No le eches la culpa a nadie más, por tu supuesta infelicidad.

 

7. Puedes conseguir lámparas de mesa de noche muy económicas, sin perder ninguno de sus beneficios. Si te pones a pensar, tal vez fue la lámpara más barata y fácil de conseguir de todas las que hay en tu casa. Otras lámparas pueden perder especificaciones claves para su uso al descender el precio, pero no ocurre esto con las lámparas de la mesa de noche. Si la tuya es muy costosa, es simplemente por los materiales con los que está hecha, por su diseño o la marca de la misma. Si el contrario, optas por la más barata o fácil de conseguir, con seguridad seguirás contando con todos sus beneficios.

De la misma manera, tu felicidad no es costosa de conseguir, no es difícil ni tampoco complicada de obtener. Simplemente abre los ojos de tu mente, mira con plena consciencia a tu alrededor todas las miles de cosas con que cuentas y verás que realmente no es justo que todavía no hayas decidido en tu vida, ser completamente feliz y estar profundamente agradecido por todo.

 

8. Y a propósito de beneficios, ésta es una lámpara absolutamente útil. Si no me crees, deja de utilizarla por un par de noches y te darás cuenta de la diferencia en tu vida con y sin lámpara de mesa de noche.

Ni hablar de los beneficios de ser feliz. Si no crees que ser feliz es la decisión más importante que puedes tomar para tu propia vida, no hay problema, sigue aplazándola para cuando eso tan importante, afuera de ti, por fin ocurra (si es que algún lámpara-3día ocurre). Pero entonces eso si, sé coherente y no te andes quejando de tu entorno. Si hoy no eres feliz, es solo porque la pereza y la inconsciencia no te han permitido recorrer ese camino. Pero esa es tu decisión, ¡no le eches la culpa a nadie diferente a ti mismo!.

 

9. Es una lámpara simple y sencilla, poco pretenciosa. Es eso y nada más: una lámpara para la mesa de noche. No es el objeto más preciado de tu casa, no es seguramente lo primero que le muestras a los visitantes que van a tu hogar, si es que a alguien se la muestras y seguramente, aunque hayas ido cientos de veces a la casa de un amigo, no podrías recordar ahora, cómo era la lámpara de su mesa de noche.

No tienes que esperar a que tu entorno, tus amigos, tu cuenta bancaria, o cualquier cosa fuera de ti cambie, para ser feliz. También la felicidad, como la lámpara de la mesa de noche, es simple, sencilla y poco pretenciosa. Puedes ser feliz con el asunto más trivial de tu vida diaria, por tanto ¡deja de buscar motivos fuera de tu alcance y de aplazar tu felicidad!.

 

10. Por último en esta lista, es una lámpara fácilmente reemplazable y muy noble. Si por alguna razón tu lámpara hoy se dañara o se rompiera, eso no sería un problema en tu vida. Estoy seguro que mañana sin ningún esfuerzo conseguirías una nueva. Diferente, pero igual de buena y de útil.

Como tu lámpara de la mesa de noche, también tu felicidad es totalmente noble. Si hoy sientes que se ha agotado el motivo que te hacia feliz, simplemente reemplázalo por otro más de los muchos motivos que están presentes a tu alrededor y no permitas nunca más que nadie te diga que ser feliz es algo muy difícil o sólo disponible para otros.

 

También ten cuenta que ser completamente feliz no es estar todo el tiempo con una sonrisa en la cara o con una gran carcajada… pero si de verdad eres como uno de los asistentes al taller, quien argumentó que eso “sonaba muy bonito, pero realmente no era tan sencillo como parecía”… te voy a decir lo mismo que le respondí a él: “oye, eso es verdad… ¡tienes toda razón!… tal vez ser feliz sea solo para algunos que nacieron con estrella -no para los que nacieron estrellados-… es por esto que de corazón te pido que nos ayudes a los demás, a ver lo equivocados que estamos”.

¡Te deseo una semana muy feliz!.

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

Preguntas, muchas preguntas para hacer desde la distancia.

Ya no creo que pueda cambiar el mundo… 

me doy por vencido.  El único que puede cambiar

soy yo mismo.  Y esa parece que es la única lección

que me queda de toda esta guerra.

Etty Hillesum

 

preguntasActualmente estamos frente una época de cambios para el país y por ende también para nosotros los colombianos. Algunos cambios sé que van a ser positivos, pero en otros casos me quedan dudas y por eso creo muy importante que nos detengamos a hacer una pequeña reflexión sobre los cambios que debemos hacer en nuestra vida tanto a nivel interior como seres humanos, como también dentro de los diferentes roles que como empresarios, directores de organizaciones y miembros de equipos tenemos, para que realmente este maravilloso país comience a ir por buen camino.

 

Lo que yo creo, es que los problemas así como los éxitos del país simplemente son el efecto de una sumatoria que ejercen los problemas o éxitos que pueden manifestar las empresas, las industrias y las organizaciones del país. Y estos a su vez dependen de la cantidad de problemas o éxitos que los mismos integrantes de cada empresa u organización puedan tener. Esta creencia se consolida en lo que hace unos años nació como un sueño y hoy es una de las premisas más importantes por las cuales trabajamos en Roberto Martinez Leading Life: El éxito de una empresa y por tanto de un país, depende primero que todo, del éxito propio de sus integrantes; o como lo propongo en mis conferencias, no podemos pretender tener una empresa exitosa, si primero no formamos y contamos con integrantes exitosos.

 

Estoy convencido que el país no podrá ser exitoso si sus empresas, industrias y organizaciones no son exitosas, pero ninguna de las anteriores podrá tampoco ser exitosa si primero no está conformada por integrantes exitosos. Es por eso que es tan importante si queremos tener un buen resultado macro, preocuparnos por trabajar en nosotros mismos y tener un buen resultado micro.

 

De eso se trata el liderazgo.

 

preguntas-2

¿Cuál es tu visión a futuro para tu vida?… ¿cuáles son tus sueños?… ¿cuáles son esas 3 o 4 cosas que te gustaría realmente lograr antes del último de tus días y qué estás haciendo todos los días, así sea un poco, para lograrlo?… ¿te lo habías preguntado antes? Y si ya lo has hecho y por tanto tienes claras las respuestas, ¿te has preocupado por contárselo al mundo?.. ¿se lo has contado a tus familiares, a tus amigos, o a tus compañeros de trabajo?… es que la verdad, si nosotros no comunicamos nuestros sueños y anhelos a todos los que nos rodean y que son importantes para nosotros, ¿cómo van ellos a ayudarnos a llegar allí?

 

Y si la vida es demasiado corta para alcanzar el más grande de tus sueños, la pregunta debería ser, ¿cómo vas a inspirar a otros para que quieran tomar tus banderas y sigan tu labor luego de tu partida?… son muchas preguntas tal vez… algunas de pronto muy difíciles de responder, pero firmemente creo que todas muy importantes. Todas son preguntas que debes preocuparte por responder varias veces en tu vida, si quieres realmente vivir una vida de sentido, una vida con propósito.

 

Yo sé que todos los días tenemos afanes, compromisos y cosas por cumplir, y que muchas veces eso nos distrae y nos ocupa. Todo eso nos genera estrés y a veces podemos sentir que no tenemos claro cómo vamos a hacer para cumplir con todo lo pendiente y ahora además, también ponernos a responder éstas preguntas… pero no debemos perder de vista el gran cuadro de nuestra vida.

 

Es como cuando ves a un artista pintando su obra maestra… siempre la cuida, siempre le añade o le quita pequeños detalles, siempre se preocupa por estar mirándola de cerca y con delicadeza realizar sus mejores trazos para irla creando poco a poco… con los mejores materiales, las mejores pinturas y las mejores herramientas… pero también podemos ver que de cuando en cuando se aleja de la misma y se queda un tiempo contemplándola desde la distancia… apreciándola, disfrutándola, evaluándola y también cuestionándola para ver como la puede hacer todavía más perfecta… y luego, regresa al cuadro para continuar labor creativa.

 

preguntas-3Los mismo hay que hacer con nuestra vida. ¡Claro que debemos hacer lo que tenemos que hacer!… cumplir las metas, llegar a tiempo a las citas y con la tarea hecha, cumplir nuestra palabra y nuestros compromisos, pero de cuando en cuando, así como el artista, también debemos alejarnos un poco de nosotros mismos y de nuestros afanes y sentarnos a ver las cosas desde lejos… observar nuestra vida desde la distancia, apreciarla, disfrutarla, sentirse orgulloso de ella y de nosotros mismos, pero también evaluarla y cuestionarla para poder hacerla mejor y construir un legado que no solamente haga que nuestro propio mundo sea mejor, sino que también, gracias a nuestros éxitos, otros sean inspirados con nuestra gran obra maestra.

 

Sé que parece que son cosas a veces difíciles de lograr… pero puedo asegurarte por experiencia propia que cuando aprendes a hacerlo y además lo haces periódicamente, al principio será un poco estresante porque sentirás que estás dejando de hacer cosas muy importantes que tienes en tu agenda y no te puedes atrasar en ello, pero no te detengas… ¡hazlo!… aprende a mirar tu vida desde lejos para que la puedas apreciar mejor y te aseguro que cuando vuelvas de tu “retiro” tendrás un concepto de tu vida totalmente diferente, volverás reforzado, recargado y serás no solo mucho más eficiente, sino que estarás más tranquilo y más feliz…. ¿al final de cuentas no eso lo que todos queremos?

 

Déjame tus comentarios abajo y ¡nos encontramos de nuevo en 8 días!.

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

Integridad personal: ¿Qué tiene eso que ver con mi camino al éxito?.

La primera clave para la grandeza es

ser en verdad lo que aparentamos ser.

Socrates.

Anoche durante una reunión con unos grandes amigos con quienes nos encontramos periódicamente para comentar temas de negocios, experiencias de vida, visiones de cambio y transformación positiva de nuestro entorno, todo esto alrededor de disfrutar de una gran compañía, una gran conversación y una buena botella de vino, hicimos una reflexión sobre el tema del valor que damos actualmente a nuestra palabra. Esto a raíz de algunas experiencias negativas que uno de los integrantes del grupo nos compartió, dado que últimamente ha venido enfrentando de manera repetida con varios de sus colegas, socios y clientes en diferentes tipos de negocios, en los cuáles una persona se compromete a algo y empeña su palabra a veces incluso por escrito, pero luego al momento de concretar su compromiso, sin ningún problema reversa su posición y cambia de parecer sin importarle el impacto moral o el perjuicio económico que esto pueda causar a la contraparte, al negocio o al proyecto.

 

Creo que de una u otra manera todos hemos vivido situaciones como esas, en las cuales una persona empeña su palabra con nosotros,integridad-1 se compromete a algo y luego de la nada, desaparece sin dar mayor explicación, diciendo que simplemente “cambió de opinión al respecto” y ya no va a hacer lo que dijo que iba a hacer. Incluso, siendo responsables, vale la pena hacer una auto-evaluación y preguntarnos si en alguna ocasión incluso nosotros mismos hemos actuado así frente a otras personas, algo de lo cual de pronto no éramos conscientes hasta ahora, ya que solo habíamos tenido en cuenta nuestras propias razones sin detenernos a pensar en las consecuencias de nuestros actos para los demás.

 

Este es un blog de liderazgo y creo que el valor de la palabra empeñada tiene todo que ver con la expresión de nuestro liderazgo. Por eso me gustaría compartir con ustedes algunas ideas que me quedaron sobre este tema a partir de la reunión de anoche.

 

Hace unos años tuvimos la oportunidad con mi esposa de hacer un curso de negocios en Estados Unidos, en el cual con gran énfasis nos demostraban que los negocios del futuro no se van a basar tanto en el conocimiento o en las aptitudes que tengamos, sino que fundamentalmente, el éxito personal, financiero y laboral, va a depender de una única cosa: la capacidad que tengamos de establecer con otras personas verdaderas “relaciones de valor… el mensaje claro acá es que nuestro éxito presente y futuro está directamente ligado a la habilidad que tengamos para establecer en una primera fase, puentes de comunicación con otros seres humanos que tengan nuestros mismos intereses y valores y a partir de ahí, en una segunda fase, de la manera como podamos interactuar con aquellos que no necesariamente comparten nuestros intereses o incluso no tienen nuestros mismos valores y de una manera ética y positiva influirles para generar el deseo de acercarse a una posición común entre ellos y nosotros.

 

En otras palabras, al final del día, todo depende de nuestra capacidad para influir en otras personas diferentes a nosotros, lo cual no es ni más ni menos, la expresión de la definición misma del verdadero liderazgo. Por eso como le he dicho en varias ocasiones anteriores, todo en nuestra vida empieza y termina con nuestro propio liderazgo.

 

El liderazgo no es un tema de ser un mejor gerente o un mejor empresario o de ser un dirigente o mejor político ni nada de eso. El liderazgo es un tema de ser una mejor persona, un mejor ser humano. Los primeros simplemente son los roles o vehículos a través de los cuales expresamos nuestro liderazgo, pero nadie puede dar a otros de lo que no tiene; por tanto, no podemos ser un buen ciudadano, un buen gerente, un buen empresario, incluso un buen esposo o esposa, novio o novia, si primero no somos un buen ser humano.

 

Y ser un buen líder implica reconocer que nos vivimos en el vacío absoluto sino que formamos parte de muchas comunidades, de muchos entornos en los cuales interactuamos con otras personas y cada cosa que hagamos o dejemos de hacer, crea y causa un impacto positivo o negativo en otros que de pronto ni siquiera conocemos.

 

Es interesante ver como un principio común de muchas religiones y creencias del mundo es simple y contundente: “no hagas a otros lo que no te gustaría que hicieran contigo”, o como lo expresa la sabiduría popular “ponte en los zapatos del otro”.

 

integridadAyer mismo, al momento de llegar a la reunión, observé que había varias personas alteradas a la entrada del edificio y al acercarme, reconocí a varios amigos que trabajan en la oficina a la cuál me dirigía, visiblemente molestos. Al preguntarles qué había sucedido, me dijeron que estaban bloqueados por una persona que parqueó su carro a la salida del parqueadero y se fue para algún lado sin importar que esa acción iba a impedir que otros entraran o salieran del edificio… y lo peor era que ya llevaban esperando casi una hora, sin poder moverse y el dueño del carro no aparecía. Luego, durante el desarrollo de la reunión llegamos el tema del valor de la palabra y no he podido dejar de pensar que las dos cosas aparentemente separadas forman parte de un mismo conjunto de situaciones que se dan porque poco a poco hemos perdido en el camino, una de las condiciones fundamentales del liderazgo: La integridad.

 

Todos nos hemos quejado alguna vez de lo caóticas que están actualmente nuestras ciudades y decimos que el problema es que no tenemos buenos ciudadanos en ellas. Creo que si hiciéramos esta pregunta a todos los habitantes de una ciudad, no habría una sola persona que no dijera que “la gente” debe cambiar su manera de ser y de comportarse. Pero luego se encuentra uno a muchas de esas mismas personas que se quejaban de la “falta de conciencia” de los demás, demostrando comportamientos contrarios a sus compromisos y a la palabra empeñada o que no tienen ningún inconveniente con irse a hacer una diligencia personal y bloquear con su carro la salida de un edificio de 5 pisos y dos sótanos de parqueadero con por lo menos tres o cuatro oficinas por piso y hacerlo a las 5 de la tarde cuando la mayoría de las personas salen para su casa… ¿no hay una conexión entre todo esto?… yo creo que si … ausencia de liderazgo personal… ausencia de integridad personal.

 

Integridad implica coherencia, implica que mis palabras y mis obras coinciden. Que soy quien soy no importa dónde estoy o con quien estoy. Lamentablemente la integridad es una condición cada vez más difícil de encontrar en nuestros días. El liderazgo personal se comienza a desmoronar en el momento en el cual salimos a buscar el atajo hacia el éxito, con todo lo que eso implica.

 

Todo ser humano experimenta deseos encontrados… si somos sinceros, todos hemos en algún momento hemos deseado tomar el camino más corto o el que más nos convenía a nosotros por encima del impacto negativo que pudiéramos causar en los demás… yo diría que si no todos los días, si muy frecuentemente en cada semana de nuestra vida, enfrentamos situaciones en las cuales debemos decidir que hacer entre lo que queremos hacer y lo que debemos hacer: La integridad es el factor que determina que decisión prevalecerá… cuál será el camino que tomemos.

 

Y desafortunadamente la integridad no es una cosa que se aprende en los libros, en los colegios o las universidades… por eso no tiene relación con la educación académica de la persona, su estatus social o incluso la edad o el genero. Yo creo que es algo que simplemente nace mucho más atrás en la vida… que se aprende en el hogar a partir de la relación con otras personas o mejor dicho, de lo que hemos visto hacer a otras personas: el 89% del aprendizaje proviene de los estímulos visuales, el 10% de estímulos auditivos y el 1% por otros sentidos. Así las cosas, no es raro que los equipos y las comunidades muestren mayor congruencia y lealtad entre más perciban mediante con sus oídos y sus ojos la coherencia existente entre la palabra y la acción del líder. Muy a menudo intentamos motivar a nuestro equipos de trabajo o a nuestros hijos con estrategias de motivación extrínseca, pero lo que la gente copia y por tanto aprende, no es lo que decimos… es lo que decimos y luego en realidad hacemos.

 

integridad-2La integridad es la base de la confianza y de la credibilidad y si las otras personas no confían y no creen en usted, sencillamente no permitirán que usted influya en sus vidas.

 

La pregunta con la que podríamos reflexionar esta semana que comienza (para efectos de este blog porque la semana comenzó hace rato… jejeje), no es sólo sobre nuestro nivel de integridad personal, el valor y el respeto que damos a nuestra palabra o la manera con la que cumplimos nuestros compromisos grandes y pequeños, sino también en cómo estamos generando en aquellos sobre los que influimos, el desarrollo de una verdadera coherencia e integridad en sus vidas.

 

Sin esas pequeñas acciones individuales, nunca cambiarán las cosas a nivel colectivo e irremediablemente nuestros hijos en el futuro también tendrán que sufrir la misma sensación de impotencia y desánimo que tenía mi amigo anoche, o también deberán esperar durante no sé cuantas horas a que alguien mueva su carro de la salida del edificio para poder acudir al servicio de urgencias a donde su hijo acaba de ingresar tras un accidente, atender una cita importante o simplemente ir a descansar con su familia luego de un largo día de trabajo… tal vez no es un futuro que queramos para ellos, ¿no crees?… ¿Qué cosas entonces podrías hacer ahora mismo para provocar verdadera integridad y coherencia en todos los que te rodean?

 

¡Un abrazo para todos!

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

¡Hola!… y tú, ¿para dónde vas?

Alicia: “Dime gato… ¿Cuál es el camino correcto?”

Gato: “¿Hacia dónde te diriges?”

Alicia: “Mmmh, no lo sé…”

Gato: “Si no sabes para donde vas, poco importa el camino que tomes…”

(De Alicia en el País de las Maravillas)

 

 

estrategia¿Puede ocurrir un problema o una dificultad lo suficientemente grave en tu vida como para obligarte a cambiar por completo tu visión de lo que haces o de lo que quieres lograr en tu vida?… o en otras palabras… ¿de qué tamaño tendría que ser ese obstáculo para que realmente te quite las ganas de hacer lo que quieres hacer?

 

Esas son preguntas que de pronto te has hecho anteriormente, o de pronto no… personalmente me inclino a pensar que estás dentro del grupo de la segunda opción, pero esto solo lo pienso de acuerdo con la estadística que alguna vez leí en un libro de Zig Ziglar que dice que “solo el 3% de las personas planean su vida, tienen sus metas claras y las ponen por escrito”. O sea que “estadísticamente hablando” probablemente nunca antes te hayas puesto a pensar en esa pregunta y por eso quiero escribirte sobre eso. Ahora, si eres del 3% que si ha planeado con rigurosidad sus metas personales, creo que indefectiblemente si te has hecho esa pregunta porque quiere decir que hoy en día vives tu vida conforme a un plan o a una estrategia preestablecida y no simplemente haciendo “lo que se supone que debes hacer” y confiando en que todo va a salir bien.

 

Ese es el tema central de hoy. Si eres empresario o eres responsable de alcanzar los objetivos de un equipo de integrantes de una compañía, seguramente sabes de la importancia de contar con una visión integradora para todo el equipo y con una estrategia clara que marque y defina los pasos a seguir para alcanzar esos objetivos. Dentro de cada estrategia bien planteada usualmente se definen no solo las cosas que vamos a hacer para alcanzar las metas sino que también, previendo las cosas que podrían salir mal y obstaculizar el camino, ponemos en marcha acciones preventivas para evitar que eso suceda.

 

estrategia 2Es más, si no eres de los directivos de la empresa o dentro de los roles de tu cargo no está la responsabilidad de definir las estrategias, seguramente si has visto que alguien hace esa planeación continuamente en la empresa y que muchas de las cosas que tú mismo haces en tu día a día se hacen precisamente para efectuar los pasos y las acciones planteadas por la estrategia general de la compañía. Si en tu empresa nadie hiciera planeación y por el contrario, las personas llegaran a su escritorio todos los días pensando en qué se pueden poner a hacer ese día o que cosas pueden improvisar mientras llega la hora de salida, seguramente no te sentirías muy tranquilo allí y pronto buscarías otro lugar para trabajar, ¿no es cierto?, buscarías probáblemente un lugar donde los resultados dependan de las intenciones y de las acciones de los integrantes y no de la suerte o de la casualidad.

 

Ok, eso está bien para la empresa, pero…  ¿Yo también tengo que hacerlo?

 

Sin embargo, a pesar de ser conscientes de la importancia de planear a dónde quieres ir o en qué te quieres concentrar para ser lo que quieres ser y peor aún, a pesar de muchas veces hacerlo para la empresa donde trabajamos, (o esperar que quienes tienen que hacerlo allí lo hagan y lo hagan bien), realmente a nivel personal casi nunca lo hacemos:Eso está bien para la empresa, pero en la vida personal no aplica lo mismo…” o al menos es lo que parecen pensar las personas que viven su vida sin pensarla… sin propósito.

 

Y con esto no quiero influirte a que te aferres sin medida a los planes pre-establecidos, o que pierdas la flexibilidad y la capacidad de adaptarse a los cambios que pueden demandar rediseños en cualquier estrategia, no, de ninguna manera, pero lo que si no puede suceder es que hoy en día no sepamos con claridad el destino que queremos para nuestra vida, o que este sea tan genérico que no muestre nuestra propia individualidad, nuestro sello único… “ser feliz… estar bien… vivir tranquilo”… son deseos válidos, claro que si, pero son tan generales e inespecíficos que no nos diferenciarán de nadie más, no nos dan un sentido real de propósito personal y sobretodo no nos ayudan a visualizar el camino que debemos tomar para llegar allí.

 

estrategia 3El “cómo llegamos allá” puede irse transformando o mejorando a medida que avanzamos pero el “hacia dónde vamos” ya debería estar claro, definido y además ser tan propio y personal que realmente se convierta en algo inspirador para los demás… y de eso se trata la pregunta con la que iniciamos hoy: ¿Puede existir un problema o una dificultad lo suficientemente grave en tu vida como para obligarte a cambiar por completo tu visión de lo que haces o de lo que quieres lograr en tu vida?…

 

La única manera de responder esa pregunta es evaluando las “ganas” que tienes de hacerlo… las ganas de lograrlo… pero primero debes reflexionar sobre lo que realmente quieres hacer y definirlo con tal claridad que el camino que vas a recorrer sea sencillamente la secuencia lógica de pasos para llegar allá. Que la estrategia sea clara con solo evidenciar la visión que la motiva.

 

Más adelante podremos ver cómo tener el suficiente nivel de “ganas” como para enfrentar cualquier adversidad o tropiezo, que seguro van a suceder… porque sólo el que se propone grandes logros, enfrenta grandes retos… pero por ahora, concéntrate en responder con una claridad cristalina la pregunta que realiza el título de este artículo… y tu, ¿para dónde vas?

Un abrazo y nos encontramos la próxima semana.

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

Lo malo de estar bien.

No hay muchos caminos. Hay muchos nombres

para el mismo camino y ese camino es consciencia.

Osho.

 

Hace unos días estuve hablando con una persona que veía por primera vez en una reunión social; vamos a llamarlo José, para no usar su nombre real. Sucedió que por casualidad coincidimos en el mismo sofá en un momento en que cada invitado estaba ocupado en algo más y al quedar prácticamente solos, como es natural, nos saludamos, y comenzamos una charla inicialmente basada en los convencionalismos tradicionales, “hola, ¿como estás?… que casa tan bonita, ¿no?… si… mucho… ¿de donde conoces al anfitrión?… ah ya… y ¿tú en que trabajas?… Cuando le conté que además de médico, consultor y conferencista también soy coach de vida, vi que se interesó mucho por esto último y me dijo, “bueno, eso está muy de moda, ¿no?…yo he leído un poco del tema y he hablado con muchas personas, pero en realidad no tengo claro de qué se trata eso del coaching. ¿Tú como lo explicarías pero en pocas palabras?”.

 

Ante su pregunta, y atendiendo de manera especial la restricción que me había puesto, le respondí, “mira, el coaching es algo realmente muy sencillo. Al final de todo se trata simplemente de que puedas ver con claridad dónde estás ahora, dónde quisieras estar en el futuro, y que tanta distancia hay entre esos dos puntos. Dado eso, el coaching es una gran herramienta que te ayudará bien 3(solo si así lo quieres), en primer lugar, a clarificar cómo disminuir esa distancia y en segundo lugar, a que efectivamente comiences a dar los pasos que te van a llevar allí.”

 

José se quedó en silencio un momento como reflexionando sobre lo que acababa de escuchar, y de pronto sonrió y me dijo “ah bueno, menos mal, yo si afortunadamente estoy muy bien…yo creo que entonces eso no es para mí”… ante lo cual también sonreí y le dije, “ ¡que bueno!, estoy de acuerdo… si estás bien, en realidad no necesitas hacer nada diferente a lo que ya haces actualmente… sin embargo si me lo permites, quisiera compartir contigo una visión que tengo sobre el balance de vida”

 

Comencé a describir los diferentes roles que tiene todo ser humano en su vida y al final le dije: “… ahora, quisiera hacerte una única pregunta: José, si pudieras cambiar algo de tu vida en alguno de esos roles, es decir, ser, hacer o tener algo diferente, ¿qué
sería eso que quisieras cambiar?”
… nuevamente se quedó callado pero esta vez por más tiempo y de pronto comenzó a hacer un análisis de su propia vida, con una profundidad tal, que prácticamente duramos el resto de la reunión hablando los dos, o mejor dicho, él hablando y yo escuchando… al final me dijo, “bueno Roberto, fue muy interesante conocerte y ¿sabes?, creo que después de todo, eso del coaching si puede que sea para mi…”. Nos reímos, intercambiamos tarjetas y quedamos en volvernos a encontrar en el futuro para tomarnos un café y seguir hablando del tema.

 

Varios días estuve pensando sobre todo lo que había escuchado ese día en la conversación con José y como cuando algo llama poderosamente nuestra atención y entra en nuestra consciencia, toda la semana siguiente me pasó que en reuniones con diferentes personas y hablando de diferentes cosas, por alguna razón, muchas de ellas se conectaban con lo que había estado hablando esa tarde con José.

 

Por eso quisiera que tomaras un momento de tus tareas y pendientes de hoy para responder ambas preguntas como lo hizo José esa tarde. La primera sería ¿y tú, cómo estas?… por supuesto que espero que tu respuesta sea que estás muy bien, pero ¿cómo responderías la segunda pregunta?… ¿si pudieras cambiar algo de tu vida, ser, hacer o tener algo diferente, ¿qué sería eso que quisieras cambiar?… Y luego escucha atentamente tu respuesta.

 

Lo que pasa es que la mayoría de veces respondemos solo la primera y además la mayoría de veces, la respondemos de manera automática. Por eso tenemos usualmente tan poca consciencia de nosotros mismos y de lo que sucede a nuestro alrededor. Es más, ¿te has dado cuenta que incluso algunas personas al iniciar una conversación responden “bien” sin ni siquiera esperar a que tú les preguntes cómo están?… para ellos esa respuesta es inconsciente y automática.

 

bien 2El problema es que viviendo la vida en piloto automático, podemos perder no solo muchas oportunidades de estar mejor, sino que tal vez lo peor, perder completamente la consciencia de que algo no va tan bien en nuestra vida y se está empeorando. Comenzamos a vivir en confusión… ¿por qué no me siento feliz si estoy bien?…Por eso a veces la vida tiene que “hablarnos un poco más duro” a través de diferentes tropiezos, enfermedades o dificultades para que comencemos a escuchar. Y no estoy diciendo que estar bien, sea malo, al contrario, eso es lo que todos buscamos y debemos lograr, pero tampoco quiere decir que dejemos de vez en cuando de bajarnos del mirador del bosque ubicado a 100 metros de altura y comencemos a mirar de cerca cada árbol para ver si todos en particular, están tan bien como pensábamos al verlos de lejos.

 

Es como en el tema de la salud. Hace pocos días también hablaba con un colega y amigo sobre nuestro trabajo y nuestra responsabilidad como médicos en temas de prevención en salud, y con cierta tristeza concluíamos que muchas veces (sino todas), los que mejor escuchan el tema de la prevención son ¡los que ya están enfermos!… se supone que la prevención es para mantenernos sanos, pero es muy contradictorio que cuando alguien nos habla de hacer cosas para mantenernos sanos realmente no escuchamos. Parece que lo cierto es que “…¿para qué voy a escuchar a un médico hablando de salud, si yo no estoy enfermo? … ¡yo estoy bien!”.

 

En fin. Creo que me entiendes el punto. Está perfecto estar bien… es algo muy bueno, y si realmente lo estamos, es hora de estar manifestar nuestro agradecimiento. De la misma manera, no solamente permanecer conscientes de lo bueno que es estar allí, sino también pensando y haciendo cosas para que ayudar a otros a estar también muy bien.

 

Pero lo malo de estar bien es que precisamente por estar bien, a veces nuestras voces de alerta se acallan, se pierden de vista cosas puntuales que no están tan bien en realidad, y lo peor, dejamos de evaluar todos los días que cosas podríamos o deberíamos estar haciendo para estar todavía mejor.

 

Alguien me decía al respecto es que por eso es que dicen que lo bueno es lo enemigo de lo excelente”… y es verdad. Por sentir y pensar que estamos bien, dejamos de hacer cosas para estar mejor.

 

Me pasa frecuentemente en las conferencias versus en las sesiones personalizadas que realizo. Dado que en las primeras me escuchan personas que “están bien”, es difícil conectarlas con el concepto de hacer cosas diferentes para estar mejor y más felices… aunque muchas se conectan con el mensaje y lo entienden perfectamente y comienzan a elaborar reflexiones que a la larga pueden cambiar y mejorar su vida, algunas cuantas todavía se acercan al final y me dicen cosas como: “cómo me gustaría que mi       (hermano, madre, amigo, jefe, etc)     , lo escuchara a usted… es que él(ella) si está mal… yo si afortunadamente estoy bien… pero a él(ella)… si que le serviría pensar en ser más _____…” en cambio en las sesiones que las mismas personas solicitan, dado que las personas acuden con una queja, dolor o una situación que no les gusta o les molesta ya identificada, es muy fácil lograr que se conecten con el mismo mensaje y hagan cosas diferentes en su vida de manera rápida y constante. Alguien podría decir: “eso es normal, ¿no?, los segundas están mal y es lógico que quieran volver a estar bien… pero si alguien está bien, ¿para que molestarse?”…

 

Y si, el razonamiento tiene sentido. Pero lo malo es que éste no reconoce que nadie cambia el mundo, o mejor dicho SU mundo, sólo estando bien… nadie es feliz solamente teniendo todos sus recibos pagos y al día, nadie va a dejar una huella bienpoderosa y positiva en otros si simplemente se queda tranquilo “estando bien”. Eso solo lo logra el que quiere estar mejor, el que busca la excelencia y a la vez agradece lo que tiene.

 

No se trata de perder la capacidad de asombro o de volverse una persona que nunca está contenta con nada de lo que tiene… se trata es de no acostumbrarse, no acomodarse, de aprovechar a fondo cada nuevo día así hayamos estado bien en el anterior.

 

Eso es lo malo de estar bien. Por eso hoy me despido, no deseándote que estés muy bien… sino deseándote que ¡estés mejor!… que cada día sea para ti una oportunidad real para inspirar a otros, ¡siendo increíblemente feliz!… no solo “estando bien”.

 

¡Nos encontramos de nuevo en ocho días!

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.

Liderazgo: Las pequeñas acciones que cambian el mundo.

Si caminas solo, irás más rápido.

Pero si caminas acompañado, irás más lejos.

Proverbio chino.

 

La semana pasada estábamos hablando sobre el tema de evaluar si nuestro trabajo además de productivo también es una actividad que nos genera diversión y alegría y cómo si agregábamos un criterio de felicidad personal para observar las cosas que hacemos todos los días, podríamos encontrar que la calidad de nuestra vida podía verse inmediatamente transformada. A raíz de ese artículo, muchos de ustedes me escribieron mensajes espectaculares a mi correo personal o hablaron conmigo y también otros utilizaron el canal de comentarios del blog. Como siempre, sea por un medio o por otro, me encantó recibir sus mensajes y su retroalimentación.

 

Uno de esos mensajes que recibí fue de un gran amigo mío que me decía que además de la alegría que te genera el trabajo también debes evaluar si sientes que con las cosas que haces estás contribuyendo y además aprendiendo cosas nuevas cada Liderazgo 4día. Y con toda razón, anotaba que si te dabas cuenta que no ocurrían alguna de esas cosas, también era el momento de revisar si ese lugar es para ti. Y quiero retomar esas palabras porque me parecen de vital importancia y que tocan un aspecto que también es clave en la vida: la capacidad de contribuir y generar en otros una diferencia positiva y de alto valor.

 

Si en este momento te pidiera que trajeras a tu mente cuál ha sido tu momento más feliz, estoy seguro que muchos momentos en los cuales has sido tu el protagonista vendrían a tu mente,  pero si la instrucción fuera que recuerdes un momento en el que además de sentirte muy feliz, te sentiste totalmente relevante y con una satisfacción profunda como fuente de esa felicidad, seguramente vas a ver que vienen a tu mente muchos momentos también muy felices, pero en los cuales el protagonista no eras tú sino otra u otras personas que estaban siendo felices gracias a tu presencia y a tus acciones. Ese es el poder de la contribución: generar grandeza en otros como propósito, pero también en nosotros como resultado.

 

Cuando hacemos algo por nosotros, nos sentimos bien un buen rato, pero cuando nos conectamos con nuestro propósito personal, con nuestra misión más importante y a través de este camino hacemos más fácil el camino de otras personas… ¡caramba, esa felicidad nos dura para toda la vida!. Ese es el verdadero sentido del liderazgo: contribuir por medio de pequeñas acciones diarias a que el mundo esté mejor, gracias a que nosotros pasamos por él.

 

Parafraseando al 14vo Dalai Lama cuando nos habla de pensar en nuestros marcos de referencia en la vida: “… Cuando diseñamos nuestra vida y nuestro propósito, ¿tomamos en consideración un marco de referencia global o solamente el específicamente nuestro?, ¿Vivimos con una vista a corto plazo o a largo plazo?, ¿son nuestros motivos genuinamente compasivos y toman en consideración a todos los demás seres humanos?, o nuestra compasión se halla limitada solamente a nuestras familias, nuestros amigos, nuestras cosas, nuestros intereses, nuestros…, nuestros…”.

 

Se trata de hacer el ejercicio de pensar y hacer una auto-evaluación sobre qué tanto somos consientes todos los días que dado que no vivimos solos en el universo y por tanto somos parte de algo mucho más grande, todas nuestras acciones, nuestros pensamientos, hasta nuestras emociones tienen siempre un impacto en alguien más aparte de nosotros mismos, y si no tenemos en cuenta ese impacto, si perdemos de vista el marco de referencia global más allá de lo que nos rodea, nuestras acciones así nos sirvan en el corto plazo, nunca serán de alto impacto en el largo plazo y por tanto, todo lo que haremos será finito, no duradero.

 

Esto lo podemos aplicar a cualquier ámbito de la vida. Si por ejemplo somos integrantes de una empresa, o incluso, los directores y estrategas de esta, claro que tenemos que tener en cuenta el impacto en las ventas y en la rentabilidad de cada una de nuestras acciones. De otra forma la empresa no será viable en el largo plazo. Pero si en lugar de eso, generamos un cambio de paradigma en donde el propósito sea el desarrollo de los integrantes de la compañía y la meta sea la productividad de los clientes, es decir, una manera de ver las cosas donde no somos nosotros los protagonistas sino mas bien los otros actores de la película quienes llevan el rol central, más que frente a una empresa estaremos frente a una cultura, una cultura tan fuerte y sólida que el crecimiento económico estará asegurado y será mayor en el tiempo… pero como resultado, no como propósito.

 

Liderazgo 6En un ámbito personal, aplica la misma estructura. Podemos querer tener tanto como queramos, pero si antes de eso no somos lo que debemos SER para poder HACER y luego TENER, realmente no lo lograremos en el largo plazo.

 

Pero no te confundas, no se trata de entrar en servilismos o de perder el correcto orden de las prioridades en tu vida, anteponiendo a otros sobre ti mismo. Todo nace y termina con el liderazgo personal y la principal característica de un verdadero liderazgo consiste en saber como ponerse a sí mismo en el primer lugar de la lista, porque sólo un verdadero líder sabe que para que otros puedan estar bien, primero él debe estar bien, para poder hacer más felices a otros, primero él debe estar muy feliz consigo mismo, si realmente desea inspirar a otros, al que primero debe inspirar es a sí mismo. Nadie puede dar a otros aquello que no posee, por eso el primero en tu lista debes ser siempre tú.

 

Pero una vez hemos dado ese paso, lo siguiente que nos deberíamos preguntar es si lo que hacemos o queremos hacer va a hacer mejor y más fácil la vida de otros. Yo creo firmemente que ciertamente la creación del liderazgo inicia con el diseño de un gran propósito personal, pero la expresión real del liderazgo ocurre es cuando trascendemos más allá de nosotros mismos e impactamos a otros, cuando realmente generamos un legado, o cuando verdaderamente dejamos una huella en otros. Una huella de inspiración a la grandeza y a la felicidad… de nosotros mismos y a partir de ahí, de los demás.

 

Es por esto que cuando tienes la oportunidad de interactuar con un verdadero líder, vas a ver que te habla de cosas tan raras como de “cambiar el mundo”, “crear un país diferente”, “generar una sociedad distinta”… porque realmente el liderazgo y la felicidad personal tienen sentido si a través de ella, la vida de las demás personas es también más fácil y feliz. Pero además, cuando a ese mismo líder lo ves actuando, evidencias una gran coherencia al ponerse a sí mismo en el primer lugar de la fila.Liderazgo 5

 

Ningún líder puede llevar a otros por un camino que no ha recorrido, y por eso si quiero un país mejor, un mundo mejor, el primero que debo ser mejor soy yo mismo… pero no con una visión de corto alcance donde solo yo me beneficie, sino con una visión de gran alcance donde todos, incluyendo a los que están más allá de los que me rodean directamente, se van a inspirar, se van a impactar positivamente y luego van a crear una cadena, donde luego de recibirlo quieran generarlo también en otros… hasta que el mundo en realidad sea un mejor lugar.

 

Por eso, si quieres ser un mejor líder, actúa en pequeño e impacta en grande… no solo será más fácil y divertido, sino que cuando llegue la hora de evaluar lo vivido, la satisfacción y la paz interior que vas experimentar, será de gran profundidad.

 

Entonces, la pregunta con la que te quiero dejar esta semana es ¿Cuáles son tus pequeñas acciones diarias, con las cuales vas a cambiar el mundo?

 

_MG_7936Este es un espacio que a través de expresar diferentes puntos de vista de su autor, busca generar en sus lectores un momento de reflexión, de evaluación personal y provocar una reacción o una opinión al respecto. Por eso me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa. Si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

Para suscribirte al blog ingresa a www.robertomartinez.co y al descender en la página aparecerá una ventana emergente en la cual podrás anotar tu nombre y tu correo electrónico, para no perderte el próximo artículo.