Desarrollar tus talentos, fortalezas y destrezas… ¡esa es tu más importante responsabilidad!

TalentosNo te preocupes por el posible fracaso; preocúpate

por las oportunidades que vas a perder

por ni siquiera intentarlo

Jack Canfield

 

Retomando el tema que tratábamos en el artículo pasado, y a raíz de algunas conversaciones con algunos lectores del mismo, me pareció de valor, continuar desarrollando un poco más el contenido sobre fortalezas y talentos para ofrecer mayores
puntos de discusión sobre el tema.

 

¿Cómo distinguir entre los talentos naturales y las cosas que puedes aprender?

En primer lugar me parece importante aterrizar con claridad las definiciones que uno de los autores de mayor reconocimiento sobre el tema de las fortalezas, Marcus Buckingham nos ofrece en varios de sus libros. ¿Qué entendemos por talentos, fortalezas y destrezas? … ¿son lo mismo? … ¿Si realizamos el esfuerzo requerido, podemos tener exactamente las mismas fortalezas que las demás personas?… antes de continuar con la lectura, toma un momento para hacerte estas preguntas y anota tus respuestas para tenerlas presentes más adelante.

 

Talentos, Fortalezas y Destrezas

De acuerdo con M. Buckingham los talentos son los patrones de pensamiento, sentimiento o comportamiento que se repiten en una persona de forma natural y espontánea ante cualquier situación, es decir, las reacciones que ocurren en nosotros ante diferentes situaciones sin casi pensar en ello, sin requerir de ningún esfuerzo por parte nuestra.

Por otro lado, el conocimiento se refiere a los aspectos que podemos adquirir por medio del estudio, la experiencia o ambos. Se refiere más a los conceptos y lecciones aprendidas durante todo el recorrido de nuestro camino.

Las destrezas en cambio, están más relacionadas con las habilidades que tenemos para desarrollar rápida y adecuadamente cada uno de los pasos de una determinada actividad.

Esos tres elementos –talentos, conocimiento y destrezas- se combinan para crear sus fortalezas. A partir de las definiciones anotadas, podemos entonces concluir que los talentos son innatos, nacemos con ellos, y se constituyen en el elemento más importante de la ecuación. Es verdad que en muchas actividades es posible adquirir el conocimiento y las destrezas necesarias para que a través de un esfuerzo importante, podamos obtener buenos resultados, pero, si tú no tienes los talentos necesarios, jamás podrás obtener un desempeño consistentemente superior.  Y la palabra “consistentemente” quiere decir ¡siempre!… no solamente de vez en cuando, algunas veces, o cuando “todos los astros se alinean y además estamos de suerte ese día…”

Estoy convencido que la educación y la preparación académica es básica y fundamental en cualquier persona y que el esfuerzo por prepararse mejor debe ser una tarea de todos los días, pero también creo que debemos ser muy inteligentes en la escogencia de los cursos o temas que vamos a estudiar y seleccionar solo aquellos con los cuales vamos a generar el mejor aprovechamiento de nuestros dones y talentos. De otra manera, estaremos matriculándonos casi que a ciegas en innumerables cursos con la esperanza de mejorar de manera importante, cuando en realidad lo que va a suceder es que si no poseemos un talento relacionado o coherente con ese tema, a pesar de todos los cursos, dinero, tiempo y esfuerzo invertidos, solo veremos apenas una modesta mejoría de nuestras habilidades.

Algunas personas creen que con la suficiente práctica y esfuerzo se puede aprender cualquier cosa. Creo que eso es verdad y también estoy de acuerdo, pero el punto acá es que no debemos perder de vista que una cosa es aprender algo (lo cual es completamente factible) y otra muy diferente,  llevarlo a la práctica de manera natural y obteniendo un nivel de desempeño sobresaliente. No es posible desarrollar una verdadera fortaleza sin un talento de base. En la vida se trata es de tener resultados excelentes, no simplemente buenos y de conseguirlos generando para nosotros gran alegría y satisfacción… de eso se trata el verdadero éxito y la felicidad.

Pienso que nunca lograremos hacerlo con la misma facilidad, rapidez y disfrute con la que  lo hacen aquellas personas que han alineado el conocimiento y las destrezas con sus talentos naturales, si nosotros no hacemos lo mismo. Al final del día, es probable que solo seamos uno más entre muchos que poseen el mismo conocimiento pero que nunca alcancemos la diferenciación que genera un desempeño superior.

 

Entonces, ¿cómo identifico mis talentos?

Lo mejor que podemos hacer para desarrollar nuestro liderazgo es entonces, identificar nuestros propios talentos y luego escoger cuidadosamente aquellos cursos o realizar aquellas labores que nos den el conocimiento y la experiencia necesarios para convertir esos talentos en verdaderas fortalezas.

En su libro StrenghtsFinder 2.0 el autor Tom Rath, nos ofrece la oportunidad de conocer más sobre el tema y además realizar una evaluación on-line que nos permitirá conocer los 5 talentos más importantes con que venimos equipados, a partir de un gran listado de 34 talentos que los investigadores de Gallup identificaron realizando numerosas entrevistas y evaluaciones a los líderes más destacados en todo tipo de industrias. Esos 34 talentos no son los únicos que describen todos los patrones de comportamiento de todas las personas, pero si son los que según los estudios de Gallup, reúnen los patrones más importantes y frecuentes.

Las características propias que vas a identificar con el test, quizás no sean propiamente fortalezas todavía, pero ciertamente son áreas de gran potencial en las cuales tienes la mayor oportunidad posible, de cultivar y generar un desempeño de talla mundial. Es una muy buena herramienta para comenzar a conocer nuestras posibilidades y sinceramente te recomiendo que tomes el tiempo de realizar el test para aumentar tu auto-conocimiento.

observarseSin embargo, si todavía no quieres hacer el test online, también hay una forma muy fácil de comenzar a identificar tus talentos dominantes: obsérvate cuidadosamente durante un tiempo. Enfócate por ejemplo, en una actividad específica y analiza que tan rápido la captas, si la aprendes a hacer o la entiendes rápidamente, incluso saltándote algunos de los pasos del proceso de aprendizaje y si además eres capaz de darle nuevos enfoques o hacer de manera natural cosas que aún no te han enseñado. Observa por ejemplo, si cuando la realizas te concentras de tal manera que hasta pierdes la noción del tiempo y fácilmente, casi que de manera natural,  obtienes resultados sobresalientes.

Si al cabo de un tiempo (un par de meses o un poco más) nada de esto sucede, ensaya entonces con otra actividad y obsérvate de nuevo de la misma forma que lo hiciste con la actividad anterior. Si tampoco funciona, inténtalo con otra y así sucesivamente hasta que encuentres aquella que se conecte contigo de manera natural. También analiza el nivel de disfrute que obtienes al realizarla, o si por el contrario, se trata de una actividad que no solo te cuesta mucho trabajo, sino que a veces sientes que puede convertirse en una verdadera pesadilla.

Observándote de esta manera, comenzarás a reconocer tus talentos dominantes y entonces podrás dedicarte a perfeccionarlos con el estudio, el conocimiento y la adquisición de las destrezas pertinentes, es decir, aquellas que te permitirán convertir esos talentos en una poderosa fortaleza.

Como dice el mismo Buckingham, quizás así debería ser la educación: una búsqueda ordenada de las áreas de mayor potencial de cada niño. Quizás así debería ser el trabajo, un esfuerzo consistente por averiguar la manera como cada integrante puede alcanzar un nivel de desempeño realmente superior.

Lastimosamente en ambos escenarios la preocupación por el conocimiento no está necesariamente conectado con tus talentos y el foco por mejorar las debilidades es tan grande, que no deja espacio para desarrollar una conciencia propia de los talentos naturales.

Por tanto, la responsabilidad recae sobre ti mismo. Eres tú quien debe liderar la búsqueda de tus propios talentos y luego encontrar el espacio de trabajo o el estudio de los temas que te permitan acoplar el conocimiento, la experiencia y las destrezas que estén alineadas con tus propios talentos.

Sólo así comenzarás a desarrollar las fortalezas que te van a permitir ser mucho más feliz en tu trabajo, generando mejores resultados para todos, e inspirándolos para que también ellos hagan lo mismo consigo mismos.

 

Me encantaría saber tus comentarios u opiniones y si este blog está siendo de utilidad para mejorar tu liderazgo personal y el de tu empresa.   Suscríbete al blog para no perderte el próximo artículo y si te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

2 thoughts on “Desarrollar tus talentos, fortalezas y destrezas… ¡esa es tu más importante responsabilidad!

  1. EFRAIN C MORALES CASTRO Reply

    La identificación de Talentos como muy bien expresa es fundamental no únicamente para el incremento de la competitividad sino, y tal vez lo más valioso, llenar nuestra vida de aquello que hoy es la gran búsqueda de todo el mundo UN BUEN EMPLEO, conforme lo señala el CEO de Gallup Jim Clifton en su libro The Coming War. Hoy el mundo está en guerra, una guerra que no traerá como vencedor al poseedor de las armas más destructivas, sino de aquél que logre dar a sus habitantes UN BUEN EMPLEO, en términos muy amplios. El que la gente busque un buen empleo, no significa que haya renunciado a la salud, la paz, el amor, la esperanza y el desarrollo. Todo lo contrario, hoy las personas lo buscan a través de un empleo. El país que lo logre tendrá como consecuencia los mejores índices de gobernabilidad y competitividad: los objetivos al ganar la guerra.
    Dr. Efraín Morales Castro

    • Roberto Martínez
      Roberto Martínez Post authorReply

      Dr. Morales:

      Acertadas palabras sobre el tema. Definitivamente el conocer y por tanto desarrollar nuestros talentos nos pone en una mejor condición para superar todos los retos que se pueden presentar en el camino al éxito personal, bien sea este derivado de un emprendimiento o de obtener el mejor empleo posible para nosotros, que no es otro que aquél que haga el mejor uso de nuestros talentos propios. Muchas gracias por leernos y por escribirnos. Esperamos que siga enviándonos sus comentarios sobre otros artículos del blog. Cordial abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Realiza esta operación para comprobar que no eres un robot (antispam) *